Prepara un regalo (¡o muchos!) de Navidad para tu michi

Tanto de cachorros como de adultos, los gatos no paran de jugar. De hecho, para ellos el juego es muy importante: ahí desahogan su instinto cazador. Un gato que no juega, así sea unos minutos al día para los que están más viejitos, es que tiene alguna afección que debe atenderse.


Así lo explica la agrupación Todos Somos Animales. A través de los juegos, los felinos afinan su sistema nervioso, ejercitan sus impresionantes reflejos, así como sus cinco sentidos. Para estimularlos en esta importante actividad, los juguetes tienen un papel estratégico.


La mencionada asociación, que vela por los derechos de los animales, señala que hay gatos domésticos de carácter más feral que otros: para ellos cazar de verdad es muy importante. Son los clásicos que buscan atrapar a los pájaros de los árboles del exterior, o al canario de la casa. Los insectos y, por supuesto, los ratones también estarán entre sus principales objetos del deseo.


Para alentar en ellos una actitud menos agresiva, los juguetes “para perseguir” son muy importantes: los que son de cuerda, las pelotas, los construidos con listones, mecates o cuerdas. Ahora bien, es importante anotar que a los gatos más huraños no les gustará interactuar mucho con las personas: jugarán solos. Y es importante respetar sus espacios y permitir que sea más reservado, pues ése es su carácter. A un gato nunca se le debe obligar a jugar, pues eso lo estresa y puede generar, incluso, que reaccionen con zarpazos o mordidas.


Este tipo de gatos preferirán, por ejemplo, las construcciones para trepar. En tiendas especializadas las hay desde las más sencillas, que tienen superficies para rascarse las garras, hasta las que son de varios pisos, a gran altura, para que ellos puedan trepar y vigilar desde las alturas, una actividad clásica en los cazadores.


Puedes construir esos sistemas, con alfombras y superficies con texturas, que serán muy entretenidas para tus gatos. Por supuesto, también las encuentras en veterinarias y comercios de accesorios para animales de compañía.


Los túneles de tela o de cartón también estarán entre sus actividades consentidas a la hora de jugar.


Para los gatos que son más sociables, los juguetes que impliquen la interacción con sus humanos será un deleite. Los puedes conseguir en las tiendas de mascotas o fabricarlos con materiales reciclados, lo que te ahorrará algunos pesos y te darán enormes alegrías con tu minino.


Estos son algunas sugerencias:

Pelotas texturizadas. Las hay de todas las formas y tamaños. Cuida, eso sí, que sean de materiales resistentes y que no se fragmenten, para evitar que sean ingeridos por los gatos. Las de plástico duro, recubiertas por materiales tipo velcro, por ejemplo, funcionan muy bien. Pueden tener cascabeles o ser silenciosas.


Juguetes tipo bongo. Se trata de objetos huecos, cerrados, que solamente tienen un orificio por el que puedes introducir comida de gato, ya sean croquetas secas o una bolita de comida húmeda. La cuestión es que el gato pasará horas persiguiéndolo y manipulándolo para tratar de comerse esa pequeña porción.


Tú los puedes fabricar. Por ejemplo, con el rollo de cartón del papel higiénico, cerrado en los extremos y con algunas perforaciones se pueden rellenar de “premios” y a ellos les gustará jugar con ellos hasta vaciarlos. Claro, se van desbaratando con el uso, pero son tan sencillos de hacer que podrás fabricar nuevos en un santiamén.


Pirámides de rollos de cartón de papel higiénico. Haces tu formación de varios cilindros de cartón, cierras los extremos pero haces orificios para que los gatos puedan ver y oler los “premios”. Pasarán un buen rato tratando de extraerlos.


Las tapas de las botellas de PET, solas, pueden ser también un buen entretenimiento para jugar. Ahí sí tú puedes sentarte con ellos, rodarlas sobre el piso, empujarlas, para que el gato pueda perseguirlas y jugar con ellas.


Juguetes con plumas. Este es un elemento que suele llamar la atención de los gatos. En las tiendas puedes comprar ratones con plumas, pajaritos artificiales, palitos emplumados o juguetes más abstractos con este elemento que tanto les gusta perseguir.


Cajas de cartón para pertrecharse. Algunos gatos también quieren su propio espacio para aislarse,  a ratos. Es la necesidad del cazador “de hacer cueva”. Para darle ese espacio, consigue una caja de cartón, hazle una puerta y déjalo a su paso, para que entre y salga cuando quiera. En este caso también están las bolsas de papel que funcionan como “túneles” divertidos.


Como ves, lo importante es el juego. No es necesario que gastes mucho dinero en la diversión y salud de tu gatito, sino que le facilites esta actividad. Esto le dará calidad de vida, al igual que Medipet, el seguro que protege a tu michi: vuélvelos parte de tu familia.