Pasos diarios para cuidar a tu mishi

Sus ojos son hermosos y su pelaje simula una alfombra exótica. Tu gato camina por toda la casa y te hace feliz. Para disfrutar su compañía, por un largo y sano periodo, es importante que observes algunas acciones cotidianas que contribuirán a su calidad de vida, de acuerdo con los expertos en felinos.


1. Cepíllalo. Si bien los gatos pasan unas cinco horas al días acicalándose, le hará mucho bien que le ayudes con un cepillo adecuado para tu tipo de pelambre, pues eso, además, contribuirá a que no acumule pelo en el estómago, y que tenga que rejurgitarlo después.


2. Alimentación multifuncional. El alimento que elijas para tu gato no solo debe cubrir las necesidades de la edad que tiene, por ejemplo, también debes considerar otros elementos, como un pelaje brillante o controlar las bolas de pelo. Hay evidencias de que con un alimento seco, de alto contenido en fibra, esto puede lograrse.

Ahora bien, si tu gato tiene problemas orgánicos, el alimento debe ser especializado para atender esa característica, como los bajos en grasa para los que tienen problemas hepáticos, por ejemplo.


3. Transpórtalo. Las visitas al veterinario o para desplazarse contigo por otras razones es algo que formará parte de tu rutina. Para hacerlo de la mejor forma para tu gato, es necesario que cuentes con una caja transportadora que lo contenga, lo proteja y contribuya a disminuir el estrés que esto le causará.


4. Diviértelo. Pon a su alcance juguetes que lo mantengan activo —como pelotas y juguetes de trapo con cascabeles—. Hay quienes pueden construirles o comprarles trepadoras, para que puedan escalar algunos rincones de la casa, que también los distraerá y mejor si puedes colocarlo en un espacio que le dé vista al interior de la casa e incluso al exterior. Un rascador de uñas está entre la lista de lo indispensable (tus muebles lo agradecerán).


5. Llévalo al vet. El veterinario es un aliado natural para cuidar a tu gato: para ponerle las vacunas adecuadas, desparasitarlo, y observar cualquier resfrío o cambio de ánimo que pudiera registrar.


6. Mantén la higiene. Los gatos son limpios por naturaleza y les gusta que su entorno sea igual. Para ellos es importante, por ejemplo, que su arenero se conserve arreglado y con arena fresca.


7. Resguárdalo. Los cambios abruptos de temperatura, la convivencia con gatos no vacunados, mojarse con la lluvia… todo esto pone en riesgo su salud. Así que protégelo en tu hogar.


8.Asegúralo. Otra manera de contribuir a su cuidado y custodia es adquirir un seguro que te responda en caso de que tu minino se enferme o sufra algún percance.