De por sí los festejos de cualquier tipo pueden estresar a tu perro: hay mucha gente de visita, o por el contrario, los humanos con los que convive se fueron de vacaciones y ahora pasa más tiempo solo, lo que también le afecta.

Pero, en realidad, la temporada decembrina trae muchos otros riesgos para el mejor compañero del ser humano, mismos que te conviene detectar en casa, para evitar cualquier percance.

Más información da click aquí